Un gran cazador

4 febrero, 2015
Por elsauzalteckels

El Teckel es apto para cazar tanto encima como debajo de la tierra. No hace ascos a ninguna presa de caza. Su dureza, su bravura y entrega en todo lo que hace, unido a la impresionante fortaleza física que posee en relación a su tamaño y a una buena nariz, hacen de él un perro formidable para la práctica de la caza.

En la caza se hace imprescindible la utilización de un perro con grandes dotes de rastreo y que sirva para controlar de forma limpia la población de mamíferos depredadores de un territorio de caza, en especial el zorro. El Teckel cumple a la perfección ambos cometidos.

El Teckel se parece poco a cualquier otra raza, tiene su propia personalidad y carácter, posee su propia forma de cazar.
– Es un perro que necesita mucho trato.
– Es de un sólo dueño, poco dado a cambios.
– Necesita un recio adiestramiento, y una convivencia permanente con su dueño.
– Por su pequeño tamaño tiende a ser consentido en exceso, lo que puede convertirlo en un perro independiente, terco y poco obediente.
En definitiva, es un perro que necesita ser atendido para sacarle todo su potencial.

Un cazador versátil

El Teckel nos va a dar un rendimiento aceptable en casi todas las modalidades de caza posibles. Con el mismo Teckel se puede cazar desde conejo al salto, caza mayor en ganchos, zorro en madriguera, y utilizarlo como perro de sangre, para un rastreo de reses heridas.
Además de su capacidad de rastreo, otra característica de la raza es la resistencia física. El Teckel tienen las patas muy corta, pero en compensación tiene una enorme caja torácica en relación a su tamaño. Corazón y pulmones son desproporcionadamente grandes. Esta característica proporciona al Teckel la capacidad de aguantar, con mínima fatiga, agotadoras jornadas de caza.

Acerca de

Deje un Comentario