Cuando las primeras patitas de un Teckel entraron en El Sauzal nos enamoramos todos de esta raza de perro. Los de casa, nuestros familiares y amigos, …. desde entonces ha sido una continua satisfacción ir criando camadas y ver crecer familias.